Un regalo especial


Hola, hola!!!

Hoy solo vengo para subir esta entrada porque no es un buen dia para mi, ya sabeis que tuve una perdida hace unos meses y estas fechas son las peores para recordar, asi que os dejo la historia que escribi para la revista especial de navidad, espero que os guste ya que la revista saldra publicada esta tarde y espero que la leais ^^.

Odio la navidad, es una época del año que no soporto, no es que la haya odiado siempre, en realidad antes era cuando más disfrutaba del año, pero eso fue hasta que mi padre murió. Cuando yo tenía ocho años estaba en un internado para chicas estudiando en Inglaterra pero siempre durante las vacaciones de invierno volvía a casa, donde mis padres después de acabar sus negocios me esperaban en la puerta cuando salía del coche para recibirme con un abrazo añorado durante meses sin verlos. Pero el día que volvía a casa esperando encontrarlos allí a los dos, me encontré con un panorama totalmente distinto, mi madre siempre sonriente y llena de vida iba vestida de negro, con lágrimas en los ojos y un gran dolor en su rostro, cosa que al no ver a mi padre me hizo sospechar de que quizás ya no volvería a verlo. Por eso desde ese momento no me gusta la navidad, ya que una de las personas que estaba presente en mi vida en esa época del año nos dejó atrás. Quizás os preguntaréis el porque os cuento este terrible recuerdo, sobre todo contando que se supone que esto debería ser una historia alegre, pero superar algo así no es tan fácil, y la navidad para mí jamás volverá a ser una época feliz, eso puedo garantizarlo.
Bueno, mejor cambiemos de tema, me voy a presentar, mi nombre es Claire, ahora mismo tengo dieciséis años y ya no voy al mismo internado que en esa época, ahora estudio al lado de mi casa desde entonces y mi madre dejó de trabajar para poder cuidarme, por lo que estamos más unidas que nunca, pero hay una pared invisible que nos separa. Presiento que esta será una blanca navidad, estamos a veintidós de diciembre y ha empezado a nevar con fuerza, pero a mí eso me da lo mismo, ya que apartando el tema festivo me encanta la nieve, por lo que deseo de todo corazón que acabe cuajando y poder ir hacia el bosque y disfrutar del frío y la blancura que nadie más ha pisado aún.
Uno de los recuerdos que tengo al mirar la nieve como va cayendo es de mi padre, cuando era más pequeña me encantaba hacer muñecos de nieve, pero nunca conseguía que me salieran bien, eran deformes y ni siquiera les ponía decoraciones, ya que pensaba que al no ser bonitos no merecía la pena, pero hubo un día en el que mi padre me ayudó a hacer uno, tenía el cuerpo redondo, pero no perfecto, ya que es casi imposible hacerlo de esa forma, pero de alguna manera consiguió un buen equilibrio y ese día le pusimos una zanahoria de nariz, dos piedras como ojos y unos botoncitos muy elegantes. Cuál fue mi sorpresa al día siguiente que el muñeco de nieve, al que yo había denominado Max apareciera frente a mi ventana y empezara a dar golpecitos en mi ventana con su graciosa nariz naranja, y moviéndose de una forma graciosa intentando llamar mi atención, cosa que hubiera conseguido aún sin dar golpes, ya que quien se espera que un muñeco de nieve se desplace hasta una casa. A partir de ese día, después de gritar del susto y casi desmayarme a causa de ello, me hice muy amiga de Max, nos volvimos inseparables durante todas las vacaciones de invierno, pero cuando llegó el momento de la despedida, fue realmente horrible, porque tenía la certeza que no volvería a verlo más, ya que cuando llegara la primavera y la nieve se deshiciera, él se iría con ella.
Ahora, después de tantos años eso me parece como si de un sueño se hubiera tratado, ya que es imposible que un muñeco de nieve se mueva y hable, pero quizás mi esperanza de volver a disfrutar de su compañía no haya desaparecido del todo de mi corazón, por lo que salgo al jardín dispuesta a intentar hacer a Max de nuevo. Me desplazo unos metros y empiezo a amontonar nieve, muchísima, para conseguir hacer un muñeco precioso, grande y majestuoso, que nadie más haya hecho jamás, con lagrimas recorriendo mi rostro y una sonrisa en mis labios trabajo, algo lento pero sin pausa, con una meta en mi mente, a Max, un amigo que todos estos años ha estado apartado de mi mente, pero que por extraño que parezca hoy ha vuelto, él me dijo una vez que las pérdidas importantes son tristes y dolorosas pero que mientras los mantengas en tu corazón jamás desaparecen del todo, pero yo he cerrado la mente y el corazón durante tanto tiempo que no sé si seré capaz de conseguir darle vida a algo. Durante horas y horas hago el muñeco, poniéndole de nuevo sus accesorios, la zanahoria, las piedras y los botones y espero, lo que han parecido minutos en realidad han sido horas y estoy congelada, sin ver ningún movimiento por parte del muñeco que tengo delante, por lo que cabizbaja me dirijo a mi casa.
Cada día voy mirando por la ventana, con la esperanza de ver a Max allí, con su nariz golpeando mi cristal y haciendo extraños movimientos para que me fije en él, pero nada de eso aparece allí, solo una extensión de blanco que parece no acabar nunca.
A todo eso llega la noche de navidad, y estando cenando con mi madre en silencio miro el árbol de navidad que tenemos montado en mitad del salón, teniendo regalos esparcidos por el suelo, que en realidad no contienen nada dentro, ya que hace años que no hacemos ningún tipo de celebración y esto solo es un recuerdo hacia mi padre, que adoraba la navidad. Al ver la estrella que corona el alto árbol veo un pequeño brillo en ella que antes no estaba, quizás son ilusiones mías, ya que es muy probable que solo sea un reflejo de la luz, pero no me importa, en ese momento cierro los ojos y pido un deseo, que aún siendo totalmente improbable no pierdo nada en hacerlo, quiero que Max vuelva, ya que si lo hace podré volver a creer que la navidad no es solo una fecha familiar, si no que está llena de magia y sonrisas, no solo tristeza.
Antes de irme a dormir miro por la ventana, esperanzada de ver que allí hay algo nuevo, pero sin respuesta alguna a mi deseo me duermo, con lágrimas de nuevo en los ojos.
De repente escucho unos golpes, suaves al principio, más fuertes tal como van avanzando los segundos, abro los ojos y al mirar hacia la ventana cual es mi sorpresa al ver a un chico, con la nariz realmente roja y unos ojos grises como las piedras y unos botones muy elegantes en su chaqueta. Al moverme de la cama para dirigirme hacia allí veo un papel en mi mesita de noche, en él se lee una simple frase: “Quizás ahora podrás creer de nuevo en la magia de la navidad, te quiere tu padre”.

Esta vez mis lagrimas no son de tristeza, son de alegría, por fin después de tantos años puedo decir que me gusta la navidad de nuevo y que pienso celebrarla cada año a partir de este momento y al abrir la ventana me lanzo a los brazos de un Max que ya no es frío como la nieve si no que transmite mucha calidez y que espero que esta vez no se marche cuando llegue la primavera, si no que pueda descubrir también el calor del verano.


17 comentarios:

  1. Es precioso, se me han saltado la lágrimas.
    Es una dura coincidencia, pero yo también me quede sin mi padre cuando era pequeña, exactamente con 9 años.
    Yo también me entristezco mucho en estas fiestas, pero procuro sonreir y pensar que el está aquí, con nosotros.
    Si se puede leer por internet la revista, me gustaría que me pasaras el link.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Casi lloro...y mira que es difícil hacerme llorar...
    Hay veces en las que no soporto a mi padre porque el tiene una personalidad...muy extraña, pero tras leer esto siento que lo aprecio mucho más.
    Espero que todas las Navidades y todos los días de tu vida los puedas disfrutar :)
    Besos y abrazos, ten un buen año.

    ResponderEliminar
  3. >.< que buena historia, me tomé la libertad de leerla toda sin imprimirla por que tenia algo de tiempo... no me arrepiento... es muy buena... sin duda un buen mensaje por estas fechas... la verdad que si... bueno tambien te escribo para desearte que la pases bien, felices fiestas... ;)

    ResponderEliminar
  4. Ha sido un escrito precioso y al mismo tiempo triste
    en mis navidades han ido faltando personas, y ya no es o mismo
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Me encantó tu relato, muy lindo!!
    Esperaré la revista

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la historia . Tiene un principio triste pero luego acaba de una forma bonita , está genial :3
    Besos Yurika :)

    ResponderEliminar
  7. Vaya, tu relato hizo que se me soltasen las lagrimas. No me puedo ni imaginar el dolor que estaras sintiendo, es muy dulce por tu parte el que escribas un relato reflejando tus sentimientos (bueno, o eso creo) ya que me paece una especie de dedicatoria a tu padre n.n Saludos Yu, mejorate.

    ResponderEliminar
  8. WoooW Realmente es un relato que te deja muy conmovida!! Me ha encantado, la forma de transmitirla ha sido alucinante.. Casi se me saltan las lágrimas...
    Gracias por compartirlo,Yurika.

    Un beso y feliz navidad.

    ResponderEliminar
  9. Tu historia es sinceramente bonita...me he tomado el tiempo de leerla y ha merecido la pena, porque ahora puedo ver que se siente cuando van faltando personas en la mesa en fechas como estas. Como tras chicas casi lloro, es muy bonito el final. Escribes muy bien y sabes como hacer que uno se entretenga y que pueda conocer tu historia, pero de una maneras más mágica todavia.
    Saludos c': Y te deseo una feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que el final es más alegre que el principio ^^ ¡¡Feliz Navidad!! ^^

    ResponderEliminar
  11. Me ha recordado a una peli que empieza así también. Lindo relato, a veces son agridulces estas celebraciones.
    Besos***

    ResponderEliminar
  12. Que bonito y triste a la vez *.*
    Aunque haya sido un momento duro me alegro que estés dispuesta a darle otra oportunidad a la navidad, siempre hay que mirar para adelante guapa, e intentar ser feliz ^^

    ¡Un besito y felices fiestas!

    ResponderEliminar

Gracias por todos vuestros comentarios, recordad no insultar y siempre respetar a los demas para no ser borrados ^^.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitantes recientes

Licencia de Creative Commons
yurika sekai by yurika is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://yurikasekai.blogspot.com.es/. Protected by Copyscape Online Infringement Checker