Ocho parte 11


Aqui podeis leer la anterior parte Parte 10

-Por fin ha llegado tu turno, ya sabes lo que tienes que hacer, ¿verdad?
-Por supuesto señor, fui creada con el único fin de matar a Ocho.
-Así me gusta, Omega, tú eres la versión que esperábamos.
-Cuando usted diga señor.
-Pues adelante, acaba con todo esto y vámonos.
-Sí, señor.
Vamos avanzando por el pasillo, nos fijamos en las paredes de éste, y vemos que todo está cubierto de manchas de sangre, por lo que pensamos que es el camino correcto, ya que delante nuestro empieza a vislumbrarse una pequeña luz. A la par que nos vamos acercando a la puerta, nos vamos fijando en que esté toda llena de sangre y un cuerpo bloquea la entrada a ella, aunque no entendemos quien puede haber matado al hombre, ya que la única persona que hemos visto venir es al doctor anterior y no creemos que él haya sido el asesino de otro de sus compañeros, por lo que con una vaga esperanza llegamos ante la puerta y pensamos en cómo podríamos abrirla.
 En un primer momento decidimos intentar apartar el cuerpo del hombre, pero al cogerlo por los pies y ver lo mucho que pesa, no conseguimos moverlo ni un solo milímetro, por lo que decidimos intentar abrir la puerta, a ver si empujando con esta conseguimos al menos apartarlo para pasar por un pequeño resquicio. Por lo que con toda nuestra fuerza de voluntad cogemos el pomo y empezamos a tirar de ella, pero ni así conseguimos moverla, por lo que con desesperación le damos una patada y cuál es nuestra sorpresa cuando la puerta sale volando hacia la sala y nos encontramos ante una sorprendida Ocho, mirando hacia nuestra dirección y al niño anterior colocándose delante suyo, en gesto protector, a la vez que vemos como empuña una bomba de las de antes.
Empezamos a avanzar hacia ellos, temiendo que por primera vez nos vean y la sorpresa es aún mayor cuando estos empiezan a retroceder, por lo que nos detenemos y miramos a nuestra espalda, pero en ella no hay nadie como bien sabemos, por lo que nos giramos de nuevo y vemos que Ocho nos mira fijamente, como nunca antes lo había hecho y el chico levanta un cuchillo hacia mí.
-No te acerques un paso más, ¿quién eres y para quien trabajas?
La pregunta nos toma por sorpresa, nunca se habían dirigido hacia nosotros por lo que nos quedamos sin palabras ante ello, pero el chico no parece relajarse ni un segundo, más bien cada vez parece más enfadado y dispuesto a atacarnos con tal de proteger a Ocho, por lo que alargamos lo que creemos que es nuestra mano e intentamos encontrar una voz que quizás ni siquiera exista.
-Y..Yo… Nos… noso…tros… so…lo quere…mos… prot…e…ger…la.
Nos sorprendemos ante las palabras que acabamos de pronunciar, pero la alegría momentánea se esfuma en cuánto vemos la mirada del chico, que es de completa fúria.
-Te conozco y tú no quieres protegerla, eres una de ellos, te he visto antes por aquí, aunque nadie parecía reparar en ti, ¿quieres saber por qué? –al ver nuestro asentimiento se acerca un paso hacia nosotros- porque simplemente eres una marioneta, un despojo, algo que no quiere nadie y nadie espera nada de ti, un experimento fallido que se quedó sin personalidad a causa del exceso de drogas, por eso te dejan vagar sin siquiera hacerte caso, ¿acaso no recuerdas nada? Me das asco.




1 comentario:

  1. Buenas! :)

    Ciertamente inquietante, muy acorde con el día de hoy.

    Esta entrada aparece en la sección semanal [Be My Guest] de mi blog ;P

    ResponderEliminar

Gracias por todos vuestros comentarios, recordad no insultar y siempre respetar a los demas para no ser borrados ^^.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitantes recientes

Licencia de Creative Commons
yurika sekai by yurika is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://yurikasekai.blogspot.com.es/. Protected by Copyscape Online Infringement Checker